October 19, 2019

¿Qué motor elegir para nuestra caminadora?

El motor es un componente esencial de nuestra caminadora. Elegir un motor adecuado para nuestro entrenamiento y nuestra máquina será determinante para prolongar o acortar la vida útil de nuestra caminadora.

1.- Tipos de motor

En primer lugar, es necesario señalar que existen dos tipos de motor. Por un lado están las caminadoras domésticas, que usan motores de corriente alterna y que están especialmente pensadas para un uso doméstico en casa. Por otro lado, están las caminadoras profesionales, que trabajan con corriente continua y están enfocadas a un uso en gimnasios o instalaciones de uso común. La diferencia entre los tipos de motor es que las caminadoras con motor de corriente continua están desarrolladas para trabajar de continuo durante muchas horas. Son para uso rudo o intensivo y por eso necesitan un motor de corriente continua.

Motor de caminadora

2.- Potencia del motor

Es importante destacar que la potencia del motor se mide atendiendo a dos factores principales:

  • Potencia en continuo: La potencia en continuo es la potencia que puede entregar el motor de manera constante. Es la potencia que usa la caminadora durante la mayoría del tiempo y es la que verdaderamente es importante considerar, pues del alguna manera, es la potencia constante que vamos a usar durante el entrenamiento.
  • Potencia pico: Es la potencia máxima que puede desarrollar el motor de manera puntual. Hay que aclarar que esta potencia no puede ser mantenida por el motor de manera constante. La potencia pico siempre va a ser mayor nominalmente que la potencia en continuo, pero no son factores comparables.

Nuestra atención debe estar enfocada en la potencia en continuo pues es la que va a dar las prestaciones y la vida del motor.

3.- ¿Qué potencia de motor necesita mi caminadora?

Las caminadoras vienen equipadas con muchos tipos de motores, atendiendo principalmente a la orientación de la máquina (si es para uso profesional o doméstico) y a la inversión que podamos hacer en el momento de la compra.

Podemos decir que para caminar o para un ejercicio de baja intensidad, con un motor de 1,5 Cv de potencia puede ser suficiente. Si requerimos caminar y correr, tenemos que pensar que necesitaremos un equipo que pueda entregar entre 2 y 3 Cv. Y si estamos pensado en entrenamientos muy intensivos y con mucha velocidad, necesitaremos un motor que supere los 3 CV.

Motor de caminadora

A la hora de elegir la potencia del motor, debemos considerar también el número de horas que pretendemos usar la máquina. Un mayor número de horas a la semana nos decantará por un motor más potente que pueda soportar mejor el calentamiento y el uso más constante. Como norma general, los motores más potentes, disponen de componentes más sólidos en su fabricación y de sistemas de refrigeración (mediante ventiladores integrados generalmente) que ayudan a mantener estable la temperatura del motor.

4.- ¿Tengo que preocuparme por el consumo eléctrico?

En los últimos años, las marcas que fabrican caminadoras han tratado de dirigir sus esfuerzos a procurar equipos que respeten y reduzcan los límites de consumo y de impacto ambiental. Es frecuente ver motores certificados con diferentes etiquetas o fabricados bajo determinadas normativas que garantizan un consumo mínimo. En el mismo sentido, las consolas han ido incorporando programas o modos de funcionamiento en los que mediante tarjetas de control o mediante el propio software de la caminadora se puede reducir el consumo de la misma, al tener modos ECO o de bajo consumo. En algunas marcas, estas reducciones llegan al 25% del consumo normal del motor.

Si consideramos que 1 Cv equivale a 746 watts aproximadamente, una caminadora de 1,5 Cv debería consumir aproximadamente lo mismo que una plancha eléctrica o un horno eléctrico. Dependiendo de la potencia del motor, una caminadora puede consumir aproximadamente entre 1200 (con motores de hasta 1,5 Cv) y 2200 watts por hora (para las caminadoras con motores más potentes).

En gran parte de las ocasiones, los incrementos de consumo vienen porque no hemos aplicado un mantenimiento correcto a las partes móviles de nuestra caminadora.

Las bandas muy desgastadas, los componentes poco engrasados o problemas mecánicos derivados de la falta de una supervisión temprana y un mantenimiento adecuado. Siempre que observemos incrementos elevados de consumo en la caminadora, deberemos checar que la situación de las bandas de rodadura sea la correcta, que no se aprecien desgastes o roturas y que todos los componentes móviles de la caminadora estén engrasados y se desplacen con normalidad.

Generalmente solemos terminar nuestros artículos exponiendo algunas recomendaciones. En este caso, nuestro consejo es tratar de elegir un motor que se ajuste a nuestras necesidades de entrenamiento y nos permita ir un poco más allá, para poder avanzar y mejorar. Para evitar problemas de excesivo consumo eléctrico, lo mejor que podemos hacer es supervisar la caminadora con cierta frecuencia y engrasar las partes móviles. Un mantenimiento preventivo adecuado nos dará años de ejercicio y nos evitará problemas de consumos elevados.

 

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Guía de Compra

Síguenos

Suscríbete